Twenty-Third Sunday in Ordinary Time (Spanish)

Dominica XXIII per Annum B

9 de Septiembre 2018

He estado reflexionando sobre mis últimos dos sermones acerca la crisis en la Iglesia. La primera vez que hablé de esto, me sorprendí por la intensidad y la emoción que surgió de mí. El fin de semana pasado fue como obtener una imagen más grande y un contexto en el que no pude apreciar en mi enojo como lo fue el primer fin de semana cuando hablé sobre estos eventos. Quiero asegurarme de que nadie tenga la noción equivocada, de que los datos que compartí el fin de semana pasado significan que la Iglesia ahora está “limpia.” Hoy quiero que consideremos el enojo y la ira de Dios, que se ha sentido profundamente ofendido por los crímenes atroces cometidos en su iglesia y por los hombres que forman parte de la misma. Cualquiera sea el bien que la Iglesia haya hecho para abordar el abuso, creo que es hora de que todos nosotros, como el Cuerpo de Cristo, simplemente le digamos a las víctimas, para quienes las estadísticas nunca cambian: Lo lamentamos. Aunque no seamos personalmente culpables, aceptamos la culpa y nos culpamos a nosotros mismos y aceptamos el llamado a hacer penitencia y a reparar el daño hecho a los inocentes. Al aceptar nosotros mismos la culpa, vemos, que estamos siendo semejantes a Cristo de una manera muy particular, que nos conforma para la obra salvadora de Aquel que ciertamente no es culpable y no es responsable por el pecado, pero que tomó nuestros pecados sobre sí mismo para salvarnos en la Cruz.

¿Por qué nosotros, que no somos personalmente culpables, hacemos penitencia por esta situación? Quizás quieras decir: “Claro, Padre, tal vez un sacerdote o un obispo debe hacer penitencia por los pecados de los sacerdotes y los obispos, pero ¿por qué nosotros, por qué los laicos?” El Cuerpo de Cristo está hecho de muchas partes (1 Cor. 12:12, 14, 20, 27-30). No todos tenemos la misma función. Pero compartimos la vida y tenemos la misma vocación primordial a la santidad de la vida. Esta santidad, es una respuesta personal a Jesús en nuestras vidas. Esta santidad, es una cuestión de nuestra participación más completa en la salvación. Esta santidad, es también un asunto corporativo que permite que se vea a la Iglesia de Jesús por lo que ella es, una, santa, católica y apostólica. La santidad de la Iglesia no se puede ver completamente si los laicos no están involucrados. Los laicos son la mayoría de los miembros de la Iglesia. Todos nosotros juntos debemos ser miembros vivos de este Cuerpo. Podemos demostrar ahora, que somos miembros vivos del Cuerpo de Cristo al unirnos y participar en lo que la Iglesia necesita ahora de nosotros.  San Pablo escribe sobre la unidad de la Iglesia: “Si un miembro sufre, todos sufren juntos; si un miembro es honrado, todos se regocijan juntos” (1 Corintios 12:26). Nuestra experiencia común nos dice la verdad de esto. ¿Estás enfermo y enojado por lo que has escuchado y leído sobre nuestra Iglesia, sobre algunos de nuestros sacerdotes y obispos? Sé quien soy. Esa es la verdad que revela esta Escritura. ¿Por qué estás desconcertado y enojado si no eres parte de esto? La sensación de desconcierto y enojo que imagino todos sentimos en este momento, muestra cómo nosotros, como el Cuerpo de Cristo, estamos unidos. Si sentimos el daño que han hecho algunos, entonces podemos entender el llamado para que todos participemos de la penitencia y la reparación de nuestra Iglesia. Además, cuando individualmente no admitimos el pecado, no nos vemos obligados a arrepentirnos de él, en la manera que Jesús nos dio para arrepentirnos; y cuando no nos arrepentimos, entonces no recibimos la purificación y la sanación que nos llega en la confesión. Nosotros, como Iglesia, asumimos la penitencia de reparación para que se realice una purificación más profunda de la Iglesia. Estamos llamados a ser parte de eso. La única solución duradera a este problema, es una relación más cercana con Jesús. Todos necesitamos eso individualmente y cada uno de nosotros necesitamos ser parte de esto ahora para la Iglesia. Estoy convencido de que Dios está escribiendo las historias de los santos en este momento. ¿Dejarás que Dios escriba esa historia en ti?

Desde hace algunas semanas, he orado y pensado sobre qué sugerir a nuestra parroquia en respuesta a estos eventos en la Iglesia. Tengo mi propio plan personal que mantendré en su mayoría privado. Pero como persona pública, probablemente deba decir algo sobre la decisión de afeitarme la cabeza. Lo hice como un signo de luto y penitencia. Te lo digo pidiéndote por favor, que no lo tomes como algo tonto o como tema para una conversación humorística conmigo. En otro momento, esto sería una cosa ligera y trivial, pero es para el luto y la penitencia. Le expliqué esto a la mujer no-católica que me corta el pelo. Inmediatamente entendió el razonamiento y agregó: “Oh, claro, te estás desnudando y evitando la vanidad de la apariencia.” Si no me hubiera sorprendido su fe y comprensión, debería haberle preguntado: “¿Quieres convertirte en católica?” Tal vez esta apariencia pueda servirles como un recordatorio visible para orar por las víctimas, orar por los sacerdotes y obispos, orar por mí, por el Padre Bali y por el Padre Mejía. Ahora quiero pasar a mis sugerencias de penitencia y reparación en la parroquia.

Para entender mis sugerencias, debe tener en cuenta algunas consideraciones básicas que creo sobre esta situación. Si te encuentras preguntándote, o si te encuentras en conversaciones y la gente pregunta: “¿Por qué el Padre sugirió esto o lo otro?” “¿Por qué el Padre haría eso?” Tome en cuenta estas tres consideraciones que le dicen cómo percibo este momento y por lo tanto, informen las respuestas que les sugiero:

Creo que estamos lidiando con algo realmente diabólico. El ayuno, la oración y la conciencia de las líneas de batalla serias, son necesarias. El primer escándalo de clérigos en la historia de la Iglesia ocurrió entre los apóstoles. Judas traicionado; Pedro negó; otros nueve huyeron; solo Juan se quedó. Uno de doce. ¡Y Jesús los recogió a todos! El Evangelio de San Juan nos dice, que Satanás había puesto en el corazón de Judas traicionar a Jesús y que Satanás entró en él, en el mismo momento de estar comiendo en la Última Cena (cf. Jn. 13: 2, 27). Judas tenía su propia responsabilidad, pero las marcas de la manipulación de Satanás también eran evidentes. Creo que tenemos algo similar en la crisis actual. Satanás ha tenido su influencia y ha ingresado en los corazones, las mentes y las voluntades perversas de algunos sacerdotes y obispos. ¡Qué obra maestra el diablo ha orquestado, obteniendo la cooperación de los pecadores humanos, para infiltrarse en el sacerdocio (que es la imagen sacramental de Cristo) con el fin de deformar el Cuerpo de Cristo. Algunos demonios solo pueden ser expulsados mediante la oración y el ayuno (cf. Mc. 9:29). Insto a todos nosotros.

El estado de las cosas aquí exige penitencia seria, penitencia en una escala bíblica. El “Estoy renunciando a los dulces” para la respuesta de Cuaresma no es adecuado, a menos que seas un niño pequeño. Estamos siendo llamados a la penitencia y la reparación radical, porque creo que estamos siendo preparados por Dios, para contar con la gracia necesaria, para una nueva ola de evangelización de un mundo que se ha vuelto cada vez más secularizado, una secularización que también se abrió camino en la Iglesia.

Creo que debemos considerar lo que Jesús dice que es el mandamiento más grande (cf. Mt. 22: 36-40). Jesús dice que lo primero, es amar a Dios con todo lo que eres. Esto puede guiar nuestra respuesta y asegurarnos de centrarnos de manera prioritaria en ordenar correctamente nuestra relación con Dios. De la relación adecuada con Dios en primer lugar, lo siguiente es el amor al prójimo. Es una cosa natural y socialmente aceptable trabajar por el bien de nuestro prójimo. Pero no estoy seguro de que como Iglesia mantengamos un enfoque intenso primero en Dios. Usted lo nota, es fácil y satisfactorio, y nos da un sentido de logro ponernos en acción, en lugar de permanecer de primera instancia callados ante Dios y colocarnos ante su presencia. Pero si no comenzamos con Dios, entonces nuestra acción está fuera de orden y distorsiona el gran mandamiento tal como Jesús lo describió.

Una copia de texto de mis comentarios estará en el sitio web de la parroquia y se enviará a su correo electrónico si tenemos su dirección. Como siempre, si desea más explicación o discusión sobre cualquier aspecto de mis sugerencias, por favor póngase en contacto con la oficina. Esto es lo que sugiero para nuestra parroquia:

Asistir a la Misa diaria: En particular, cinco miércoles consecutivos, la intención de la Misa diaria en inglés en nuestra capilla será “En reparación,” pidiendo la curación de las víctimas de abuso y reparación por los pecados del clero. Estos miércoles comienzan el doce (12) de septiembre y terminan el diez (10) de octubre. Le invitamos a unirse a la capilla para la misa a las cinco y media (5:30 pm) de la tarde. Elegí cinco Misas en honor a las Cinco Sagradas Llagas de Jesús (que son las heridas en sus dos manos, dos pies, y su costado).

Ayuno y abstinencia los miércoles y viernes. Desde la antigüedad, los cristianos ayunaron los miércoles (el día en que Jesús fue traicionado por Judas) y los viernes ambos (el día en que Jesús murió por nuestros pecados). Ponte a prueba pasando estos días sin carne (eso es lo que significa abstinencia en este contexto) e incluso ayunando (lo que significa tomar solo una comida principal) como reparación por los pecados y crímenes del clero y para sanar a las víctimas. La antigua práctica de los llamados “Días de Ascuas” donde cada tres meses se hacía la penitencia, algo así como una mini-Cuaresma, también se puede vivir con ayuno. Los “Días de Ascuas” para el otoño son:

Miércoles, diecinueve (19) de septiembre

Viernes, veintiuno (21) de septiembre

Sábado, veintidós (22) de septiembre

Hora Santa semanal: Comprométase a vivir una Hora Santa cada semana ante el Santísimo Sacramento en nuestra capilla. Puede hacer visitas durante las veinticuatro (24) horas del día, los siete (7) días de la semana. Además, presidiré un tiempo de adoración publica para sanar a las víctimas y en reparación por los pecados de los sacerdotes y obispos el jueves, el veinte (20) de septiembre, de las siete (7) a las diez (10) de la noche. Venga a la hora que guste durante ese periodo de tiempo y sepa que puede unirse a mí en oración y que dirigiré varias oraciones de manera pública durante toda la noche.

Invocar a María y a San José: Invito y animo a cada uno de ustedes a rezar el Rosario todos los días y rezarlo como familia al menos una vez por semana con la intención de sanar a las víctimas, convertir al clero, y para la santidad en su vida familiar. Rezamos el Rosario unos treinta (30) minutos antes del inicio de cada Santa Misa los fines de semana. ¿Puedes comprometerte a venir a la iglesia lo suficientemente temprano para hacer el Rosario? Al concluir estos Rosarios antes de las Misas de fin de semana, agregaremos una oración a San José. También puede obtener una copia de esta oración para uso personal y familiar. Quiero invocar a San José con nuestra oración del Rosario porque estoy convencido de que una de las raíces de la crisis del abuso y el encubrimiento entre sacerdotes y obispos, es lo que describí como una masculinidad débil, que ha dado como resultado, la pérdida de la capacidad de ser paternal. Quiero que invocamos a San José, el patrón de los padres, protector de la Iglesia y terror de los demonios, para que prevalezca una más fuerte masculinidad y un espíritu paternal. Me gustaría que los esposos y padres de la parroquia se ofrezcan como voluntarios para dirigir el Rosario antes de las Misas y para ustedes, hombres, también me gustaría que se hagan cargo de esto en sus hogares. Usted podría decir: “No tengo todas las oraciones del Rosario memorizadas, Padre.” Mi respuesta es: Puedes hacerlo. Supéralo. Obtenga un panfleto. Búscalo en línea. Esto no es ciencia de cohetes al espacio. ¡Pero impulsará a la Iglesia más de lo que puedas imaginar!

Invocar a Santa Mónica: La oración colectiva para la Misa de Santa Mónica menciona dos características de la patrona de nuestra parroquia que debemos tomar en cuenta: lágrimas por la conversión y lamentar amargamente nuestros pecados. En particular, quiero reclutar mujeres y madres para orar por la intercesión de Santa Mónica para la conversión y el arrepentimiento, especialmente entre el clero. Frente a la traición apostólica a gran escala en la época de Jesús, cuando solo un apóstol se mantuvo cerca de Jesús en su sufrimiento, era principalmente un grupo de mujeres que mantenía una devoción más cercana a Jesús. En la época de Santa Mónica, su devoción finalmente llevó a la conversión de su hijo descarriado, por lo que se convirtió en cristiano y un obispo sobresaliente. Pido a nuestras mujeres hoy que se unan como esas mujeres en la edad apostólica, y como Santa Mónica, para orar por nuestros sacerdotes y obispos.

Hay mucha oscuridad que sale de nuestra Iglesia en este momento que nos conmueve a todos. Sospecho que las cosas empeorarán antes de que mejoren. Pero por muy feos que puedan ser, debemos agradecer a Dios que todo esto está saliendo a la luz para que pueda ser tratado y purificado. Estoy convencido de que, en esta oscuridad, las cosas que no podemos ver están llegando a una nueva vida. Estoy convencido de que las historias de los santos se están escribiendo en este momento. Las medidas a medias y la complacencia no estarán en esas historias. Pero los discípulos que toman una decisión radical de volverse a Cristo lo harán. Ser santos juntos, es la respuesta más sólida y duradera que podemos dar a las víctimas, que han conocido la oscuridad en la Iglesia pero que desean ver la luz. No se cierren a ser santos. Más bien, deja que el suspiro de Jesús resuene profundamente en tu corazón, mente y alma: ¡Ephphatha! ¡Sé abierto! ¡Con nuestros impedimentos eliminados, podremos salir con los oídos abiertos a la Palabra de Dios y con voces listas para hablar con claridad y proclamar que Jesús nos sana y salva!